Friday, July 26, 2019

LA CONCENTRACIÓN DE RIQUEZA Y PODER

Thursday, July 25, 2019

ECONOMÍA EN IMÁGENES ( 25 JULIO 2019)


A further rate cut would be catastrophic, especially for German banks. Goldman estimates that 20bps cut (effectively what mkt has priced in betw now and Sep), would trigger aggregate losses in 32 banks they cover of €5.6bn, about a 6% cut to profits




German recession gauge raises the alarm bell: 3mth/5y Bund spread turned neg for first time since GFC. The last time the 3mth to 5y Bund spread inverted was Aug2008 on the eve of Lehman Brothers collapsing



Yields negative out to 21 yrs


10 y Greek debt yields less than US 10 y Treasuries 


ECB interest rate should be around 3,8% instead of ZERO at least according to Taylor rule

via @shuldensuehner

Thursday, July 18, 2019

LOS SIETE VELOS DE LA DESIGUALDAD (JOSE GABRIEL PALMA)


Behind the Seven Veils of Inequality. What if it’s all about the Struggle within just One Half of the Population over just One Half of the National Income?

Jose Gabriel Palma

ABSTRACT 

This article addresses three main issues: why there is such a huge diversity of disposable income inequality across the world, why there is such a deterioration of market inequality among countries of the Organization for Economic Cooperation and Development (OECD), and why inequality seems to move in ‘waves’. There are many underlying questions: does diversity reflect a variety of fundamentals, or a multiplicity of power structures and choice? Is rising market inequality the product of somehow ‘exogenous’ factors (e.g., r>g), or of complex interactions between political settlements and market failures? How do we get through the veils obscuring these interactions and distorting our vision of the often self-constructed nature of inequality? Has neoliberal globalization broadened the scope for ‘distributional failures’ by, for example, triggering a process of ‘reverse catching-up’ in the OECD, so that highly unequal middle-income countries like those in Latin America now embody the shape of things to come? Are we all converging towards features such as mobile elites creaming off the rewards of economic growth, and ´ ‘magic realist’ politics that lack self-respect if not originality? Should I say, ‘Welcome to the Third World’? In this paper I also develop a new approach for examining and measuring inequality (distance from distributive targets), and a new concept of ‘distributional waves’. The article concludes that, to understand current distributive dynamics, what matters is to comprehend the forces determining the share of the rich — and, in terms of growth, what they choose to do with it (and how they are allowed do it).



(...)

What we are witnessing in the OECD is another type of distributional failure (number 4 on my list),which is not about increasing market inequality per se — large though this has been. This failure is about the ever less sustainable gap between market and social distributional outcomes, and its inevitable plethora of distortions, transaction costs and public debts. I want to highlight five (for a detailed analysis, see Appendix 5):

i. Increased market-inequality has not been ‘Pareto-improving’ even in the ‘Kaldor–Hicks’ sense.

ii. There are also significant transaction costs in letting market inequality go one way only to try to reverse it later in terms of disposable income.Like the Grand Old Duke of York: ‘He had ten thousand men; He marched them up to the top of the hill; And he marched them down again’.

iii. But as the OECD’s ‘reverse catching up’ aimed not just at Latin-style market inequality, but also at its regressive taxation, the very rich and large corporations also became de facto practically tax-exempt. So, instead of the winners compensating the losers it was those not invited to the party who were left with the bill, and had to be ‘over-taxed’ for this — but over-taxed not because of the growing needs of the poor, but in order to compensate the increasing tax evasion and avoidance of the winners.

iv. As transfers balloon, governments’ debts are soaring. The EU’s share of ‘social protection’ stands at 40 per cent of public expenditure —and with health and education, this share jumps to two-thirds. But in their new tax status, corporations and the very rich now prefer to partpay/part-lend their taxes, and part-pay/part-lend their wages (Palma,2009). It’s so much more fun than the old-fashioned way of having to pay for public goods via progressive taxation, and having to put up with positive but challenging wage–productivity dynamics. That is, growing market inequality creates further necessities for public expenditure, while a new generous tax status for those who benefited most denies the necessary public revenues. And as there are limits to taxing those ‘others-than-the-real-winners’ (ask the gilet jaunes),governments’ debts are mounting.

v. Finally, now that OECD markets have finally been unshackled from all those Keynesian ‘rigidities’ and ‘distortions’ brought about by well intentioned but supposedly economically misguided post-war policies,are Latin America’s levels of market inequality really the new rising sun? Are OECD countries now embarked on a ‘creative destruction’of those rigidities, or just bent on some (fairly uncreative and highly corrosive) ‘reverse catching up’, including the return of some of their own disagreeable ghosts of the past?As discussed in detail for Europe in Appendix 5 (and in section 2.4 below for the USA), it seems highly unlikely that elites and special interest groups captured policies with the aim of enhancing economic efficiency

Monday, July 15, 2019

THOSE WHO TELL THE STORIES...

THE TRUTH OF WINNERS AND LOSERS




Monday, July 1, 2019

AGON: LIBERTY, INDIVIDUALS AND RIGHTS




Si la vida carece de valor, todas las cosas que la nutren tampoco lo tienen. Supón que tienes una pequeña librería con cuadros para adornar las paredes, y un jardín alrededor, y que contemplas propósitos científicos y literarios, etc, y que de repente descubres que tu vida, con todos sus contenidos, está situada en el infierno, y que la justicia de la paz es uno de los ángeles diabólicos con pezuñas y rabo ¿No pierden estas cosas súbitamente su valor a tus ojos? Ningún hombre prudente construirá una casa de piedra en estas circunstancias, o se comprometerá en una empresa pacífica cuyo logro requiere tiempo. El arte es largo como siempre, pero la vida es más breve y menos idónea para los propósitos verdaderos. Hemos agotado el tiempo de nuestros antepasados. Hemos agotado toda nuestra libertad heredada, como el pollo el albumen en el huevo. Si queremos salvar nuestras vidas debemos luchar por ellas. El descubrimiento es del tipo de hombre que son tus conciudadanos. Prestos adoran el Dinero y en el séptimo día invocan a Dios con fanfarrias de un extremo a otro de la Unión. Ellos son en su mayor parte herramientas, y en la mínima hombres.

HDT
Diario 16 de junio de 1854

(Traducción Guillermo Ruiz, primera vez aquí el 10 de junio de 2006))



Los procedimientos ideológicos de la izquierda y de la derecha-las contrarrevoluciones de la revolución constitucional americana-se han mostrado funestos para confianza en la democracia y, en consecuencia, para el desarrollo de las condiciones que Nietzsche (siguiendo a su Erzieher, el “americano” Emerson) ponía para que apareciera la filosofía: que los hombres aprendieran a leer y escribir. ¿Qué texto nos han dejado las revoluciones francesa y rusa para que aprendamos a leer y escribir equivalente a la Constitución americana, a los verdaderos mitos fundacionales expresados en la Declaración de Independencia, en Walden o en el Discurso de Gettisburg? ¿Son los grandes maestros, Jefferson, Thoreau o Lincoln, de derechas?

(Antonio Lastra; ¿Qué significa la constitución  americana? Una nota al pie de dos páginas de Gustavo Bueno. Filosofía y Cuerpo. Debates en torno al pensamiento de Gustavo Bueno. Ediciones Libertarias, 2005, págs 203-209)

19

Queda por tratar la cuestión de qué puede aportar a la paz la persona singular. Es una cuestión tanto más urgente cuanto que hoy en día la persona singular fácilmente infravalora el rango que se le ha otorgado.

La furia de los elementos le hace dudar de su fuerza; ante el gigantesco incendio deja caer los brazos con desánimo. Al renunciar a la voluntad la persona singular queda desvalida y con ello se somete al miedo y a esos poderosos demonios cuyo poder se basa en el juego de contrarios del odio y el terror. Esos demonios están pensando en convertir al ser humano en uno de sus instrumentos e incluso aguardan de él una especie de exultación salvaje, con la que se despoje de su responsabilidad. Con ello el ser humano se coloca en una situación en la que ya no sabe distinguir lo justo de lo injusto y él mismo se transforma en una pelota con la que juegan las pasiones.

Frente a ello hay que decir que la responsabilidad de la persona singular es enorme y que nadie puede exonerarla de ella. El mundo tendrá que comparecer ante el tribunal de la persona singular, ella es el juez de las acciones justas y de las injustas.

Además, hoy en día la persona singular es capaz de hacer más bien que nunca. El mundo está repleto de violencia, lleno de perseguidos, de prisioneros, de gentes que sufren. Qué fácil resulta aquí consolar, aliviar, proteger, y qué pocos medios se necesitan para ello. Aun el hombre más sencillo tiene ocasión de hacer esas cosas y el mérito crece en proporción a la competencia de mando de que disponga en el puesto en que se encuentre. El poder auténtico se reconoce en la protección que dispensa.

La persona singular ha de entender ante todo que la paz no podrá brotar del cansancio. También el miedo contribuye a la guerra y a la prolongación de la guerra. Sólo así se explica que la segunda guerra mundial estallase en un plazo tan breve. Para que haya paz no basta con no querer la guerra. La paz auténtica supone coraje, un coraje superior al que se necesita en la guerra; es una expresión de trabajo espiritual, de poder espiritual. Y ese poder lo adquirimos cuando sabemos apagar dentro de nosotros el fuego rojo que allí arde y desprendernos, empezando por las cosas propias, del odio y de la división que el odio trae consigo.

La persona singular se parece así a la luz, que al encenderse, vence en su parte a la oscuridad. Una luz pequeña es más grande, más imperiosa, que muchísima oscuridad.

Esto rige también para los hombres que necesariamente caerán. Avanzan en buen estado hacia la eternidad. Pues la auténtica lucha en que nos hallamos empeñados se libra de un modo cada vez más claro entre los poderes de la aniquilación y los poderes de la vida. En esta lucha los guerreros justos se alinean hombro con hombro, como hacia antaño la vieja caballería.

La paz será duradera si ello llega a expresarse.

(Ernst Jünger, La paz.Tusquets,1996, págs 53-54)

Me inclino ante los caídos

(…)

Entonces, cunado nos apretujábamos en los conos abiertos en el suelo por los proyectiles, aún creíamos que el ser humano es más fuerte que el material. Eso se ha revelado como un error.

(…)

Me acuerdo sobre todo de dos de esas agresiones al equilibrio interior. El primer susto lo compartí con muchas otras personas-me sobrecogió cuando en el verano de 1945 oí la noticia de Hiroshima 

(…)

Un nuevo susto ha sido para mí el enterarme hace poco de que unos cerebros técnicos han logrado construir unos autómatas que juegan al ajedrez y a los que pronto no podrán hacer frente ni siquiera los mejores jugadores.

Casi a diario oímos hablar de un avance en la reducción de la realidad a cifras, en su numerización-nos enteramos de un nuevo movimiento realizado en el marco del ataque que amenaza con darnos jaque mate a todos. Lo que aquí está en cuestión es el reino de los juegos, la libertad espiritual, ante todo la del artista y la fuerza creadora de éste.

(…)

Adversaire, si lo ordenan las circunstancias, pero no ennemi. Agon, pero no polemos.

Los humanos aprendemos poco de la historia-de lo contrario se nos habría ahorrado también, entre otras muchas cosas, la segunda guerra mundial. De todos modos parece que ahora en nuestro caso se ha logrado un modelo.

Si pensamos en los conflictos que hoy nos agobian, la cuestión es la siguiente: ¿no deberíamos empezar, ahora de manera planetaria, por el lugar al que nos han llevado tantos rodeos, tantos sacrificios?

( Ernst Jünger, Alocución en Verdún el 24 de junio de 1979.Tusquets 1996, págs 221-225)