Tuesday, December 6, 2016

EL PLAN DE THATCHER Y CÓMO DERROTARLO




El plan de Thatcher y cómo derrotarlo

Philippe Van Parijs

¿Dónde podemos encontrar la más lúcida y compacta descripción del predicamento de la Unión Europea de hoy?. En una poderosa intervención para su creación escrita hace casi 80 años. En  “Las condiciones económicas del federalismo interestatal” (1939), reimpresas en su Individualismo y OrdenEconómico, Friedrich Hayek explica por qué el encuentra una federación multinacional, más tarde ejemplificada por la UE, una idea maravillosa. Esto es, esencialmente, porque combina dos características.

La trampa de Hayek

En primer lugar, está la función deshabilitante del mercado común, es decir los límites económicos sobre la política estatal que derivan de la libertad de movimientos entre las fronteras:

Si los bienes, las personas y el dinero pueden moverse libremente entre las fronteras interestatales, resulta imposible incidir en los precios de los diferentes productos mediante la acción de los estados individuales
El desapoderamiento de los gobiernos nacionales no se limita a la fijación de precios:

Como se demostrado por la experiencia en federaciones existentes, incluso la legislación sobre la restricción del trabajo infantil o de las horas de trabajo llega a ser difícil para el estado individual […}] No solamente la mayor movilidad entre los estados hace necesario evitar toda clase de tributación que lleve el capital o el trabajo a otro lugar, sino que habrá también considerables dificultades con muchos tipos de tributación indirecta.

En la esfera de los estados, todas las organizaciones económicas centrales serán seriamente debilitadas:

Una vez las fronteras dejan de esta cerradas y el libre movimiento es asegurado, todas estas organizaciones nacionales, sean sindicatos, cárteles o asociaciones profesionales, perderán su posición monopolística y entonces, como organizaciones nacionales, su poder para controlar la oferta de sus servicios o productos
Maravilloso- para Hayek! ¿Pero no será la capacidad para actuar al nivel nacional reemplazada por una capacidad para actuar al recién creado nivel de la federación? De ninguna manera- y esta es la segunda característica  que, combinada con la primera, da cuenta del entusiasmo de Hayek. Porque hay dos serios obstáculos a la creación de tal capacidad. En primer lugar las diferencias económicas serán mucho más pronunciadas en una entidad grande que en una pequeña:

Muchas formas de interferencia estatal, acogidas en un estadio de progreso económico, son consideradas en otro como un gran impedimento. Incluso tal legislación como la limitación de las horas de trabajo o el seguro de desempleo obligatorio, o la protección de diversiones , serán vistas de diferente manera en regiones pobres y ricas y puede ser que en la primeras sean dañosas y levanten un oposición violenta por parte de la gente que en las regiones más ricas las demandan y se benefician de ellas

En Segundo lugar; y más seriamente, una federación multinacional carece de la identidad común y de la disposición a la solidaridad asociada en la que las naciones estado pueden descansar:

En las actuales ideologías nacionales es comparativamente fácil persuadir al resto de la comunidad que es en su propio interés proteger “su” industria del acero o “su” producción de trigo o lo que sea […] la consideración decisiva es que su sacrificio beneficie a sus compatriotas cuya posición les resulta familiar. ¿Operarán los mismos motivos en beneficio de otros miembros de la Unión? ¿Es esperable que el campesino francés esté dispuesto a pagar más por su fertilizante para ayudar a la industria química Inglesa? ¿Estará de acuerdo el empleado en la ciudad de Londres en pagar más por sus zapatos o su bicicleta para ayudar […] a los trabajadores Belgas?

No hay ninguna duda para Hayek en cuanto a la respuesta. El, sin embargo, concede que:

Estos problemas no son , des luego, infrecuentes en los estados nacionales tal como los conocemos. Pero resultan menos difíciles por la homogeneidad comparativa, las convicciones e ideales comunes y la entera tradición común de la población de  un estado nacional

Las decisiones en particular son menos difíciles de aceptar si el gobierno que las toma se considera que está formada de compatriotas en lugar de mayoritariamente de extranjeros

Aunque en el estado nacional la sumisión a la voluntada de la mayoría será facilitada por el mito de la nacionalidad, debe resultar claro que la gente será reacia a someter cualquier interferencia en sus asuntos diarios cuando la mayoría que dirige el gobierno está compuesta de gente de diferentes nacionalidades y tradiciones. Es, después de todo, sentido común  que el gobierno central en una federación compuesta de mucha gente diferente tendrá que restringir su ámbito si debe evitar encontrar un resistencia creciente de parte de los varios grupos que incluye.

El resultado de la combinación de estas dos características-límites económicos sobre el estado nacional y límites políticos sobre el gobierno de la unión- debería ser lo suficientemente claro:

Parece haber poca duda que el ámbito de  la regulación de la vida económica será mucho más estrecho para el gobierno central de una federación que para los estados nacionales. Y puesto que, como hemos visto, el poder de los estados que forman la federación será todavía más limitado, mucha de la interferencia con la vida económica a la que hemos estado acostumbrados será impracticable bajo una organización federal.
En consecuencia, la creación de tal federación multinacional es una herramienta esencial y fantástica para la realización del “programa liberal” de Hayek, lo que mucho más tarde ha llegado a ser “neoliberalismo”. Directamente:

La creación de una efectivo orden legal internacional [en la forma de de una federación multinacional] es un complemento necesario y la consumación lógica del programa liberal.

El camino desde la European Act al Brexit

Si hay un apersona que captó perfectamente el mensaje de Hayek, ella fue Margaret Thatcher. Ella hizo campaña para confirmar la pertenencia de su país a la Comunidad en 1975.En el gobierno entre 1979 y 1990 apoyó con fuerza tanto la unificación del mercado común , particularmente a través de la Single European Act, como la expansión de su alcance hecho posible por el colapso del telón de acero en 1989.De acuerdo con el argumento de Hayek, la movilidad incrementada creada  por la profundización del mercado común desapoderó a los estados miembros, mientras que la creciente heterogeneidad creada por las ampliaciones post 1989 previno que la federación asumiera poderes regulatorios y redistributivos  que los estados miembros resultaban incapaces de ejercitar. Esta es la trampa de Hayek, la trampa en la que mas que nunca estamos gracias a las ampliaciones de 2004 y 2007 y a la defensa sin desmayo de las “cuatro libertades” por la Comisión Europea y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

¿Cómo deberíamos reaccionar? Como lucidamente explicó Hayek, si excluimos un nuevo levantamiento de las fronteras nacionales, con las enormes pérdidas económicas y de todas clase que podría desencadenar, queda una sola opción: debemos construir un genuino cuerpo político europeo que afronte el mercado único Europeo, en lugar de permitir a cada nación estado luchar con los límites impuestos por dicho mercado y, más allá, por un mercado mundial crecientemente globalizado. En particular, necesitamos urgentemente construir instituciones económicas que organicen al menos parte de la redistribución a una escala mayor. Tal redistribución impulsará la persecución de la justicia directamente, por medio de transferencias de la unión mejor protegidas contra la competencia social y tributaria que la redistribución a nivel nacional e indirectamente mediante la protección de la redistribución nacional contra la competencia social y tributaria
Esto no significa que necesitemos construir un megaestado social a nivel de la UE igual al que existe a nivel federal en los Estados Unidos. Nuestros respectivos estados nacionales han sido modelados, y deberían continuar siendo modelados, por debates separados durante mucho tiempo. Aunque solamente fuera por la diferencia lingüística de estos debates, una particularmente fuerte versión de la subsidiariedad debería resultar aplicable. En materias de política social como en muchas otras, ello justificaría un grado de descentralización significativamente mayor que el que sería óptimo con un población mononacional del mismo tamaño. El riesgo moral inherente a tal descentralización reduciría legítimamente el nivel óptimo de transferencias entre estados: “ninguna solidaridad sin responsabilidad”, como continuamente oímos a lo largo de la crisis griega. Sin embargo, el hecho de que un alto nivel de solidaridad es más duro de conseguir y mantener políticamente a nivel Europeo que a nivel nacional no lo hace menos importante.

Omito aquí la forma que esta amplia redistribución de la la UE podría y debería tomar ( ver El Euro-Dividendo). Lo que es claro, sin embargo, es que sus posibilidad política y sostenibilidad requiere un ulterior apoderamiento de la Unión, que debería estar autorizada a gravar y redistribuir entre las fronteras de una manera menos insignificante que la que emplea hoy. La UE no necesita imitar el estado federal americano, pero necesita hacer más de lo que dicho estado hace si no quiere permitir que su modelo social Europeo degenere, inmovilizado como está en la trampa de Hayek, en algo mucho más patético que el estado de bienestar americano, al que los Europeos tan a menudo miran desde arriba. Tal movimiento, urgentemente necesario para salir de la trampa, es desde luego exactamente lo que Margaret Thatcher, discípulo de Hayek hubiera odiado que ocurriera. En Statecraft, su libro de 2002, ella formula una fiera defensa contra los que quieren erigir algo similar a los Estados Unidos de Europa:

El paralelismo [con los Estado Unidos] es tan equivocado como profundamente significativo. Es equivocado porque los Estados Unidos se basaron desde su formación en un lenguaje, cultura y valores comunes­-Europa no tiene ninguna de estas cosas. También es equivocado porque los Estados Unidos se fraguaron en el siglo 18 y se transformaron en un sistema federal verdadero en el siglo 19  a través de los acontecimientos, sobre todo de las necesidades y resultados de la guerra. En contraste, “Europa” es el resultado de planes, es, desde luego, un proyecto utópico clásico, un monumento a la vanidad de los intelectuales, un programa cuyo destino inevitable es el fracaso: solamente la escala del daño final resultante resulta dudosa.

Después del famoso discurso del ministro de exteriores alemán Joschka Fischer sobre el objetivo último de la integración europea (Berlín, Mayo 2000), no dudo en personalizar:

No es ninguna sorpresa para mí que los mayores partidarios del Euro-federalismo hoy echaran primero sus dientes políticos en el utopismo infantil, teñido con la violencia revolucionaria, en los últimos 60 y 70.

En la medida en que se propaga que esto es precisamente lo que hay que hacer para salir de la trampa de Hayek, en la medida que crece la presión para moverse en esta dirección, su aviso a Gran Bretaña fue, y todavía sería hoy, para salir de la tenaza de este monstruo: después de “Yo quiero la devolución de mi dinero” es el turno de “Queremos nuestro país de vuelta”.

Pero, para no deshacer lo que se ha hecho durante décadas de acuerdo con el guión de Hayek, es crucial que Gran Bretaña retenga pleno acceso-y permanezca plenamente sujeta- al mercado Europeo, que Gran Bretaña y Margaret Thatcher pueden estar orgullosos de haber contribuido a profundizar y aumentar. De esta manera, Gran Bretaña, habiendo recuperado su “soberanía”, puede tranquilamente erosionar, por medio de la competencia tributaria y social, cualquier intento serio de perseguir la justicia igualitaria en Europea, tanto a nivel nacional como de la Unión. En otras palabras; “Déjennos Brexit pero “suavemente”, para conservar nuestra capacidad de sabotaje intacta”.Esto es lo que se puede llamar, sin mucha fantasía, el plan de Thatcher, la conspiración dirigida a salvar el programa neoliberal de Hayek del peligro de “proyecto utópico clásico” de una unión política, social y tributaria.

La Utopía Europea que necesitamos

El mismo Hayek, sin embargo, involuntariamente nos aconseja no abandonar este proyecto utópico. Diez años después de escribir el artículo antes citado, en el epílogo de la Segunda Guerra Mundial, Friedrich Hayek estaba desesperado acerca del cambio de los acontecimientos en Europa y Norteamérica. Con el New Deal, la expansión de los programas de seguridad social, las nacionalizaciones, y la expansión de regímense socialistas en Europa del Este de Estonia a Albania, el estatismo ganaba terreno en todo el mundo. En un artículo publicado en 1949 bajo el título “Los intelectuales y el socialismo” urgía a sus compañeros liberales  a erigir precisamente lo que Thatcher habría despreciado como “un monumento a la vanidad de los intelectuales”:

Si debemos evitar tal resultado, debemos ser capaces de ofrecer un Nuevo programa liberal que apele a la imaginación. Debemos hacer la construcción de una sociedad libre otra ves una aventura intelectual, una obra del coraje. De lo que carecemos es de una Utopía liberal, […] un verdadero radicalismo liberal que no ahorra las susceptibilidades de los poderosos (incluyendo los sindicatos), que no es demasiado práctico y que no se limita a lo que hoy parece políticamente posible[…] La principal lección que el verdadero liberal debe aprender del éxito de los socialistas es que fue su coraje por ser Utópicos lo que les ganó el apoyo de los intelectuales y por tanto una influencia en la opinión pública que está diariamente haciendo posible lo que hasta recientemente parecía profundamente remoto

Articular nuestras utopías no es solo una manera de capacitarnos para lograr lo que es posible. Hace posible lo que actualmente es imposible. Si Hayek no hubiera pensado así y no hubiera estado en lo cierto al pensar así, su neoliberalismo no estaría dominando el mundo medio siglo después. Si no queremos permanecer inmovilizados con el neoliberalismo o abandonar el terreno libremente a las distopías nacionalistas o yihadistas, lo que necesitamos ahora es aprender de Hayek lo que el aprendió de los socialistas. Necesitamos utopías auténticas, no menos, como Europeos en lo que se refiere al destino de la Unión europea.

Pero si el proyecto utópico que necesitamos debe tener algún oportunidad de ser realizado, deberá protegerse así mismo contra la presión de la globalización, incluyendo- mediante duras negociaciones del Brexit- contra la competencia tributaria y social de de un estado potencialmente pirata al otro lado del canal. Sobre todo, necesitará  fortalecer sus instituciones federales  y desarrollar el demos a nivel de la UE requerido para hacerlas funcionar. Esto requerirá muchas iniciativas y cambios estructurales, especialmente para fortalecer el alcance de la deliberación pan-Europea referente a la negociación entre los estados. Pero un desarrollo es más importante que cualquier otro, y fue hábilmente identificado por Margaret Thatcher en su Statecraft:

Quizás la falta más significativa del ampuloso superestado [es decir la Unión Europea] es que no es, no será, de hecho no puede ser en último término, democrático […] La razón real por la que no puede funcionar una democracia pan-Europea es porque no existe ninguna opinión pública pan-Europea[…] Es un lugar común, pero es demasiado a menudo olvidado, que los naciones de la Unión Europea están profundamente divididas por el lenguaje- no menos que doce lenguajes principales se hablan ampliamente entre sus presentes miembros …[…] Desde luego, a su tiempo todos los Europeos pueden, en cualquier caso, hablar Inglés (Yo solamente medio sonrío). Si tal cosa sucede, resultaría posible considerar seriamente el tratar de hacer funcionar la democracia al nivel pan-Europeo.

No puede haber un demos Europeo a menos que la gente sea capaz de comunicarse fácil y efectivamente una con otra a pesar de la diversidad de sus lenguajes nativos. Esto requiere la democratización de una común lingua franca. En la UE, esta lingua franca es y continuará siendo el Inglés, una histórica mezcla con pronunciación de Alemán y Francés que operará  como un medio más neutral de comunicación entre los Europeos después del Brexit. Pero esta democratización de una común lengua franca puede y debe ser  hecha consistente con el respeto por la diversidad de lenguajes nativos y con su preservación duradera, gracias a la específica implementación territorial de reglas obligatorias en lo que se refiere al uso de lo lenguajes en la comunicación pública y en la educación obligatoria.

He desarrollado esta posición en otro lugar (Justicia Lingüística paraEuropa y el Mundo) y me limitaré aquí a probar que no es completamente imposible citando el Presidente alemán Joachim Gauck en su discurso acerca de “las perspectivas de una idea Europea”

Es verdad decir que la gente joven está creciendo con el Inglés como lingua franca. Sin embargo, siento que no deberíamos simplemente permitir que las cosas sigan su curso en materia de integración lingüítica. Porque más Europa significa multilingüismo no solo par las élites sino para segmentos siempre más grandes de población, para más gente siempre, últimamente para cada uno. Estoy convencido que sentirse en casa en una lengua nativa y en su magia y ser capaz de hablar suficiente Inglés para manejarse en todas las situaciones y a todas las edades  pueden coexistir en Europa. Un lenguaje común haría más sencillo  realizar mi deseo para el futuro de Europa- un ágora Europea, un foro común de discusión para capacitarnos a vivir juntos en un orden democrático

Palabras de tal coraje y amplitud de miras nos deberían dar esperanza, pero no fueron exactamente recibidas en Alemania con aprobación unánime, patria del primer lenguaje de la UE en términos de hablantes nativos. Ello conduce a un conjunto de cuestiones difíciles, no solamente acerca de cómo democratizar la competencia en la lingua franca, sino también de prevenir que el forum público Europeo sea colonizado por la prensa Anglo-Americana- The Economist, The Financial Times, Politico y otros. Dejo estas cuestiones al margen así como otras sobre lo que es necesario hacer, más allá de esta dimensión lingüística para fortalecer el demos Europeo y ayudar a conseguir lo que Hayek consideró imposible para él.

Quiero terminar, sin embargo, regresando a una condición más fundamental y general para el progreso y a veces simplemente para la resistencia a la regresión. Fue poderosamente formulada en el párrafo final de la lección de Max Weber en 1919 Politik als Beruf: 

La política es un fuerte y lento aburrimiento de comisiones duras. Requiere tanto pasión como buen juicio. Ciertamente toda la experiencia histórica confirma la verdad de que el hombre no habría conseguido lo posible a menos que continuamente hubiera intentado lo imposible. Pero para hacer tal cosa un hombre debe ser un líder y no solamente un líder sino un héroe también. En un sentido muy sobrio de la palabra. E incluso aquellos que non líderes ni héroes deben armarse a sí mismos  con aquella valentía del corazón que puede soportar incluso el derrumbe de todas las esperanzas. Esto es necesario ahora o en otro caso los hombres no serán capaces de obtener lo que es posible hoy. Solamente tiene la llamada de la política el que está seguro que de que no se derrumbará cuando el mundo es desde su punto de vista demasiado estúpido o básico para lo que el quiere ofrecer.

Estos son los hombres y mujeres que Europa urgentemente necesita para conducir la lucha cuesta arriba de una Europa más justa. Es su dedicación y su persistencia, su pasión y su buen juicio lo que hará posible un día aquello que hoy es -o parece- imposible.

This text is excerpted from the Max Weber lecture “Just Europe” delivered at the European University Institute on 16 November 2016.

© Social Europe
(traducción Guillermo Ruiz Zapatero.La traducción corresponde a una licencia no comercial)

Labels: , , ,

Sunday, November 27, 2016

PRINCIPIA IURIS DEFINICIONES (II)


D.10.10 

La "competencia" es el estatus jurídico de una persona artificial  y/o de uno de sus órganos, así como de sus funcionarios, producido por un acto institutivo y exigido, como requisito de forma, a los actos preceptivos imputables a los primeros  y actuables  por los segundos en el ejercicio de sus funciones de las que son titulares los primeros y que se imputan a los segundos


D.10.11

"Normas de competencia"  son las normas adscriptivas de competencias y de las correspondientes funciones en favor de una persona artificial (y/o de uno de sus órganos) e hipotético-constitutivas de la competencia de sus funcionarios, así como regulativas de la forma de los actos preceptivos  imputables a la primera y realizados por los segundos en el ejercicio  de las referidas funciones


D.10.12

"Designación" es el acto constitutivo de la competencia de un funcionario hipotéticamente preconstituida por la norma de competencia del ente o del órgano representado por él


D.10.13 

"Votación" es todo acto preceptivo colectivo consistente en un conjunto de actos preceptivos instrumentales al mismo


D.10.15

"Elección" es la designación del funcionario de una persona artificial o de uno de sus órganos, mediante votación llevada a efecto por el sujeto coletivo en cuyo interés están constituidos la persona artificial o el órgano


D.10.16

"Nombramiento" es la  designación no electiva de un funcionario por obra de otro funcionario de la misma persona artificial o del mismo órgano

(Luigi Ferrajoli, Principia Iuris, págs 585-594)

Labels: , , , , , , , ,

Wednesday, November 9, 2016

PRINCIPIA IURIS DEFINICIONES (I)


D10.1  "Poder" es la situación activa que, si no es constituyente, es producida por una decisión y que consiste en la modalidad de un acto preceptivo cuyos efectos se producen en la esfera jurídica de otros y cuya validez depende de su legitimidad

D.10.3 "Carga" es la obligación de un acto instrumental

D10.6 "Función" es todo poder imputado a un sujeto con la obligación de ejercerlo para satisfacer las expectativas y los intereses de otros sujetos

D10.7 "Potestad" es todo poder consistente en una facultad atribuida a su titular no ya en interés de terceros sino en su propio interés

D1.1 "Facultativo" es aquello de lo que están permitidas tanto la comisión como la omisión

D10.8 "Representación orgánica" es la representación por la que una persona artificial o uno de sus órganos son representados en el ejercicio de las funciones de que son titulares por representantes cuyos actos son imputables a aquéllos

D10.9 "Funcionario" es la persona natural a la que, por representación orgánica, se le imputan mediante normas hipotéticas las funciones de las que es titular una persona artificial o uno de sus órganos y que se halla en condiciones de ejercerla como autor de los actos que son su actuación y que resultan imputables a aquéllos

(Ferrajoli, Principia Iuris. Editorial Trotta, págs 557-579)

Labels: , , , , , , , , ,

Wednesday, October 12, 2016

EL CONTRIBUYENTE NO DEBERÍA FINANCIAR LOS COCOS BANCARIOS

Taxpayer should not facilitate risky bank cocos

Directly after the great financial crisis, the Basel Committee demanded straight equity as regulatory capital, as several debt forms of regulatory capital did not absorb losses. But shortly afterwards, the banks pressed the Basel Committee successfully to allow cocos: contingent convertible bonds that convert to equity if the regulatory capital drops below a threshold. The taxpayer facilitates these cocos, as the interest payments are deductible from corporate taxes while dividend payments are not deductible. In its 2017 Budget, the Swedish government is rightly putting a ban on interest rate deductibility of cocos. Dirk Schoenmaker suggests that other governments follow this example. 

By: Date: September 30, 2016
 
During the great financial crisis, banks appeared to be heavily undercapitalised. Banks had as little as 2 percent equity capital of risk-weighted assets (so-called tier 1 capital) and were allowed to count sub-ordinated debt as capital (so-called tier 2 capital). However, this subordinated debt did not absorb losses, when it was needed during the crisis.[1] To correct for that, the Basel Committee proposed higher and better quality capital for banks in the Basel 3 capital accord. The focus was on Core Equity Tier 1 (CET1) capital, which was increased from 2 to 4.5 percent of the risk-weighted capital ratio. So far, so good.

But then the bank lobby started again. Under pressure from the US, the Basel Committee allowed cocos as additional tier 1 capital (as well as tier 2 capital). These cocos can contribute to 1.5 percent of the risk weighted capital ratio. Cocos are contingent convertible bonds that convert to equity if the regulatory capital ratio drops below a certain pre-determined threshold. More recently, the ECB (2016) has eased banks’ capital burden by replacing a portion of binding requirements with non-binding guidance.[2] This change makes it less likely that banks will face restrictions on dividends, bonuses and additional Tier 1 coupon payments.

Why are cocos so popular with bankers?

The tax-deductibility of interest has spurred the push towards the increasing use of debt as regulatory capital, in an attempt to have the best of both worlds: Telling the regulator that these ‘capital instruments’ can absorb losses, like equity, while at the same telling the taxman that these instruments are debt, so that interest payments can be deducted for corporate tax (Schoenmaker, 2015). The latter reduces the private costs of debt for banks. Cocos are thus an example of having your cake and eat it.

More broadly, Allen et al. (2011) argue for equal treatment of equity and debt for corporate tax purposes. They note that it is not clear why in many countries debt interest is tax deductible at the corporate level but dividends are not. There does not seem to be any good public policy rationale for having this deductibility, which appears to have arisen as an historical accident. If tax deductibility is why there is a desire to use debt rather than equity, then the simple solution is to remove the tax deductibility.

The same policy mistake again

It looks like history is repeating itself. Before the crisis, subordinated debt was promoted by academics because of its disciplinary function (e.g. Flannery 2001). As banks with higher asset risk have to pay higher interest rates on subordinated debt, such debt can induce banks to lower asset risk in order to reduce interest payments. Next, indirect discipline may happen when regulators take prompt corrective actions against banks with high subordinated debt yields or banks unable to roll over subordinated debt. These corrective actions may not only prevent further losses of problem banks, but also stop bank managers from pursuing unsound risk.

But it did not work as envisaged. First, subordinated debt yields were only partly rising, as investors (with hindsight rightly) expected to be bailed out. Next, subordinated debt (and bail-in debt) may work in the case of an idiosyncratic failure, but not during widespread banking crisis as authorities may not want to spread contagion by writing down subordinated / bail-in debt.[3]

Several academics question the financial stability implications of bail-in debt and cocos. Avgouleas and Goodhart (2015) call for a closer examination of the bail-in process, if it is to become a successful substitute to the unpopular bailout approach. They argue that bail-in regimes will fail to eradicate the need for an injection of public funds where there is a threat of systemic collapse, because a number of banks have simultaneously entered into difficulties, or in the event of the failure of a large complex cross-border bank, except in those cases where failure was clearly idiosyncratic.

Similarly, Chan and Van Wijnbergen (2015) show that while the coco conversion of the issuing bank may bring the bank back into compliance with capital requirements, it will nevertheless raise the probability of a bank run, because conversion is a negative signal to depositors about asset quality. Moreover, conversion imposes a negative externality on other banks in the system in the likely case of correlated asset returns, so bank runs elsewhere in the banking system become more probable too and systemic risk will actually go up after conversion. This is a form of information contagion.

These predicted contagion effects have proved to be real. Deutsche was at the centre of the market volatility earlier this year in February when investors grew concerned about the potential for it to stop paying coupons on its additional tier 1 cocos because of a multibillion-euro loss in 2015 (FT, 2016). During February’s sell-off, the market for selling new cocos shut down entirely. Since then, there have been a handful of new sales, most recently from BBVA in Spain and Rabobank in the Netherlands in April.

Cocos thus lead to a direct conflict between micro- and macroprudential objectives. There is an emerging consensus that macro stability concerns should have priority over micro soundness concerns (Schoenmaker 2014). There is a limit to the extent that bail-in debt or contingent convertible capital can replace real upfront equity capital.

Forgone tax revenues

The European coco market was first launched in 2013 and now stands at €171 billion. Table 1 presents an overview of outstanding cocos and calculates the tax savings for banks. All European countries, except for Ireland, allow tax deductibility. Interestingly, also the United States does not allow tax deductibility of interest payments on cocos. Our calculations show that European taxpayers forego up to €2.7 billion in corporate tax revenues, because of the tax deductibility. In particular, the countries with large banks (France, Spain, Switzerland and the United Kingdom) have substantial foregone tax revenues.

Sweden is reversing the policy mistake

Sweden is now the first to correct the policy mistake. In the Budget Bill for 2017, the Swedish government proposes a ban on deductions for interest expenditure on certain subordinated liabilities, such as cocos (Sweden, 2016). The Swedish taxpayer will thus stop facilitating Swedish bank cocos.
The abolishment of tax deductibility will reduce the popularity of cocos. On the policy front, we recommend other countries to follow the example of Sweden (as well as of Ireland and the United States).

The author would like to thank Bennet Berger for excellent research assistance.

[1] Subordinated debt only absorbs losses in case of insolvency, but not in the case of bailout, which was the commonly used instrument of government support during the crisis.
[2] Supervisors can set additional capital requirements (pillar 2 add-ons). The ECB has decided to split these Pillar 2 add-ons in a hard requirement and guidance. If the pillar 2 requirement is not met, the distribution of profits is capped by the so-called maximum distributable amount. However, if Pillar 2 guidance is not met, banks can still distribute profits in the form of dividends and additional tier 1 coupon payments.
[3] A good example is ING: doubt arose about the interest payment on the subordinated debt of ING at the height of the financial crisis in Autumn 2008. Some investors questioned publicly whether ING would meet the upcoming interest payments on its subordinated debt. Although ING meant to meet the next interest payment, the supervisor did not permit ING to say so as payments on subordinated debt are conditional on meeting certain capital ratios at the time of payment. After a sharp drop in the share price, the supervisor gave special permission to ING to announce that it was planning to meet its upcoming interest payments (Avgouleas et al. 2013).

References

Allen, F., Beck T., Carletti, E., Lane, P., Schoenmaker, D., and W. Wagner (2011), ‘Cross-Border Banking in Europe: Implications for Financial Stability and Macroeconomic Policies’, London: CEPR Report.
Avgouleas, E., C. Goodhart and D. Schoenmaker (2013), ‘Bank Resolution Plans as a Catalyst for Global Financial Reform’, Journal of Financial Stability, 9, 210-218.
Avgouleas, E. and C. Goodhart (2015), ‘Critical Reflections on Bank Bail-ins’, Journal of Financial Regulation 1, 3-29.
Chan, S. and S. van Wijnbergen (2015), ‘Cocos, Contagion and Systemic Risk’, CEPR Discussion Paper No. 10960.
European Central Bank (2016), Frequently asked questions on the 2016 EU-wide stress test, Frankfurt, available at: https://www.bankingsupervision.europa.eu/about/ssmexplained/html/stress_test_FAQ.en.html
Financial Times (2016), ECB is having second thoughts on ‘coco’ bonds: Bankers say hybrid securities could undermine a lender’s financial position in a crisis, 24 April.
Flannery, M. J., 2001. The faces of “market discipline”. Journal of Financial Services Research, 20 (2/3), 107-119.
Schoenmaker, D. ed., 2014. Macroprudentialism. VoxEU eBook, London: CEPR.
Schoenmaker, D. (2015), ‘Regulatory Capital: Why Is It Different?’, Accounting and Business Research, 45, 468-483.
Sweden (2016), Budget Bill for 2017: Reform and Financing Table, September, available at: http://www.government.se/articles/2016/09/the-2017-budget-in-five-minutes/

Republishing and referencing

Bruegel considers itself a public good and takes no institutional standpoint. Anyone is free to republish and/or quote this post without prior consent. Please provide a full reference, clearly stating Bruegel and the relevant author as the source, and include a prominent hyperlink to the original post.


Labels: , ,

Tuesday, September 6, 2016

AUTO TRIBUNAL CONSTITUCIONAL 129/2016

El Auto del Tribunal Constitucional 129/2016, de 21 de junio, inadmite la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Tribunal Supremo en relación con el art. 20.2 a) de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (“LISD”), cuando se trata de aplicarlo a las parejas homosexuales que convivían more uxorio sin poder contraer legalmente matrimonio, en tanto circunscribe a los “cónyuges” la aplicación del régimen regulado para el grupo II, por su posible vulneración de los arts. 14 y 31.1 CE.
El fundamento (5) ofrecido por el Auto es el siguiente:
“a pesar de que el órgano promotor sostenga que el legislador en materia de pensiones de viudedad no tiene el mismo margen de configuración que el legislador tributario al tratarse de materias recogidas en preceptos constitucionales distintos (arts. 41 y 50 CE, y arts. 31.1 y 40.1 CE, respectivamente), a la vista de la clara analogía que presentan la presente cuestión y la ya resuelta en la STC 92/2014 tras el análisis comparativo realizado en el fundamento jurídico anterior, puede concluirse, aplicando la jurisprudencia consolidada en la STC 92/2014, que el art. 20.2 a) II LISD no provoca discriminación por orientación sexual. En consecuencia, tanto porque la duda de constitucionalidad aquí planteada ya había quedado solventada en la STC 92/2014, como porque el Tribunal no alberga dudas sobre la constitucionalidad del precepto legal aquí impugnado, procede declarar la inadmisión a trámite de esta cuestión de inconstitucionalidad al carecer de viabilidad suficiente. Debe considerarse pues, notoriamente infundada a los efectos del art. 37.1 LOTC.”

La STC 92/2014 se refería (Fundamento Jurídico 4) a la constitucionalidad de la normativa de pensiones en relación con las parejas de hecho:
           
“ b) (…) la exigencia del vínculo matrimonial como presupuesto para acceder a la pensión de viudedad establecida dentro del sistema de Seguridad Social no pugna con el art. 14 CE, ni tampoco las medidas de los poderes públicos que otorguen un trato distinto y más favorable a la unidad familiar basada en el matrimonio que a otras unidades convencionales” (SSTC 184/1990 y 66/1994, y ATC 222/1994), dado el amplio margen de apreciación y configuración del legislador en cuanto al régimen de prestaciones económicas de la Seguridad Social y las situaciones que han de considerarse merecedoras de protección”. Por tanto, “ha de ser el legislador —en modo alguno este Tribunal actuando de legislador positivo retrospectivo y comprometiendo desembolsos económicos del erario público— el que, en su caso, decida, al hilo de los cambios sociales, cuál es el momento en que procede extender la pensión de viudedad a otros supuestos y con qué alcance. Así lo ha hecho el legislador con posterioridad, tanto con la regulación del matrimonio homosexual en la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código civil en materia de derecho a contraer matrimonio, lo que permite a los cónyuges supervivientes de matrimonios homosexuales solicitar la correspondiente pensión de viudedad, como con la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, que extiende este beneficio, con ciertas limitaciones y requisitos, a todas las parejas de hecho estables, tanto heterosexuales como homosexuales, previendo, además, en su disposición adicional tercera, su aplicación a situaciones acaecidas con anterioridad a su entrada en vigor. Una decisión de política legislativa ciertamente legítima (STC 41/2013, FJ 3), como también lo era, no obstante, la anterior, que ninguna tacha ofrecía, por las razones ya expuestas, desde la perspectiva del art. 14 CE” [STC 92/2014, de 10 de junio, FJ 6].
c) En un sentido parecido se ha pronunciado, en materia de pensiones de viudedad, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la reciente Sentencia de 14 de junio de 2016 (caso Aldeguer Tomás c. España). Según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la no aplicación retroactiva de la Ley 13/2005, de 1 de julio, para ampliar el ámbito subjetivo de la pensión de viudedad reconocida exclusivamente al cónyuge viudo en el art. 174.1 LGSS de 1994, no constituye una discriminación por orientación sexual proscrita en el art. 14 del Convenio europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales (CEDH), en relación con el art. 8 CEDH y el art. 1 del protocolo núm. 1 CEDH, respecto al conviviente supérstite de una unión de hecho homosexual impedido legalmente a contraer matrimonio con otra persona del mismo sexo con anterioridad a la Ley 13/2005, de 1 de julio. Concluye el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que en el ámbito de los derechos en evolución donde no hay un consenso establecido, los Estados contratantes gozan de un amplio margen de apreciación en cuanto al momento de introducir las modificaciones legislativas sobre el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo y el concreto estatus que se les confiere (párrafo 90). Por lo tanto, ni el reconocimiento legal posterior del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2005, ni la extensión posterior en 2007 del ámbito legal subjetivo de la pensión de viudedad a las parejas de hecho en ciertas condiciones, puede ser tomado como una admisión por parte de los poderes públicos nacionales de que el no reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo o la exclusión de las parejas del mismo sexo de algunos de los derechos y beneficios previstos para las parejas casadas fuera, en el momento de autos, incompatible con el Convenio (párrafo 89).”
El Auto del Tribunal Constitucional cuenta con un relevante voto particular discrepante de tres magistrados (Xiol Ríos, Asua Batarrita y Valdés Dal-Ré) que consideran que la situación no es equiparable a la del régimen de pensiones, que la cuestión de inconstitucionalidad planteada era admisible y que la inaplicación a las parejas estables del régimen establecido para los cónyuges en el artículo 20.2. 2 de la LISD es discriminatoria e inconstitucional.
El Auto se refiere a una Comunidad Autónoma (Asturias) en la que con posterioridad se estableció expresamente la equiparación en este supuesto de parejas de hecho y cónyuges. No obstante, no cabe excluir la posibilidad de que dicha equiparación expresa no se haya establecido en otras Comunidades Autónomas, en cuyo caso la diferencia de tratamiento debería considerarse- según el Auto- constitucional.
Una cuestión relevante es que la “discriminación” o diferente tratamiento se produce tanto en la reducción aplicable en la base imponible (“cónyuges”) como en el coeficiente aplicable para determinar la cuota tributaria en función del patrimonio preexistente (considerando como “extraños” a quienes conviven de hecho more uxorio).
En relación con este último, nos parece que cabría haber planteado si los que conviven como pareja estable pueden, aunque no sean considerados cónyuges, ser considerados “extraños” en sentido jurídico o usual (artículo 12.2 de la Ley 58/2003, General Tributaria).Si por “extraño” se entendiera sin relación de parentesco o conyugal, los que conviven como pareja estable podrían ser considerados “extraños”, pero si se considerara que para ser tratado como extraño tampoco debe existir cualquier otro vínculo, aunque sea de otra naturaleza jurídica, entonces los que conviven como pareja estable no podrían ser considerados extraños (grupo IV) a efectos de la aplicación del coeficiente. Resultaría en este caso una laguna en el régimen fiscal aplicable que impediría la aplicación del coeficiente, aunque permitiera no aplicar la reducción de la base correspondiente a los cónyuges.
En este punto, hay que tener en cuenta que “extraño” según el RAE es de nación, familia o profesión distinta de la que se nombra o sobrentiende”, pero también que el ámbito de la “familia” no esta está restringido, en un sentido usual que no puede desconocerse, a las relaciones de parentesco o conyugales: “conjunto de personas que comparten alguna condición, opinión o tendencia”.
En cualquier caso, la cuestión más relevante nos parece que es la de si la obligación tributaria por el Impuesto sobre Sucesiones en el caso de las parejas de hecho estables puede determinarse de una forma más gravosa que para los integrantes de un matrimonio, a pesar de existir en los dos casos la convivencia común que es la base del tratamiento tributario (reducción y coeficiente). No se trata en este caso, a diferencia de las pensiones de la Seguridad Social, de reconocer un derecho, sino de establecer la cuantía de una obligación tributaria, agravando la situación tributaria de quienes conviven como pareja estable sin vínculo matrimonial y considerando la misma exactamente de la misma forma que la de una adquisición hereditaria entre quienes carecen de toda relación (extraños en sentido pleno).
Es decir, sería necesario justificar si el vínculo matrimonial constituye una diferencia razonable para tratar tributariamente de forma distinta los casos de adquisición mortis causa en supuestos de convivencia (conyugal o no conyugal).
El voto particular discrepante se refiere también a aquellos supuestos en que se ha reconocido por el Tribunal Constitucional la convivencia no conyugal para el ejercicio de derechos civiles:
“esta misma exclusión legal tácita del conviviente supérstite en el ámbito de la subrogación mortis causa en contratos de arrendamiento urbano ha sido declarada inconstitucional por discriminatoria (SSTC 222/1992, de 11 de diciembre; 6/1993, de 18 de enero; y 47/1993, de 8 de febrero). Así, aunque la doctrina consolidada sobre pensiones de viudedad haya sido reactivada últimamente tras la resolución de la cuestión interna de inconstitucionalidad en la STC 92/2014, de 10 de junio (la última es la STC 157/2014, de 6 de octubre), no pueden considerarse despejadas las dudas en cuanto a convivencia more uxorio se refiere, pues no existen pronunciamientos recientes sobre arrendamientos urbanos que permitan afirmarlo así”
Por último, el voto particular resalta
“la necesidad de una interpretación evolutiva del texto constitucional que tenga en consideración la utilización de los criterios de igualación establecidos en leyes contemporáneas o posteriores como criterio de interpretación de este Tribunal e insisto aquí en que la consideración de los criterios legales de igualación en la ponderación de la existencia de posibles discriminaciones viene recabada por una vieja jurisprudencia del Tribunal frecuentemente olvidada (p. ej., STC5/1983, FJ 3), cuya más intensa aplicación, a mi juicio, ayudaría a interpretar la Constitución de manera más acorde con la realidad social del tiempo en que se aplica: hay que tener en cuenta no solo el texto de la Constitución, sino las glosas que la vida ha escrito sobre ella (Felix Frankfurter)”
La cita del juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos no es literal ni detalla su procedencia. La misma parece que podría corresponder al siguiente texto :

Labels: , ,

Sunday, July 3, 2016

AMERICANOS QUE DICEN LA VERDAD (I)

 

Ralph Nader

Public Citizen : b. 1934

"There can be no daily democracy without daily citizenship. A deep democracy … holds up for future generations the principle that the pursuit of justice is the condition for the pursuit of happiness."
 
 
 

Labels: ,

Sunday, May 22, 2016

EL BCE ALIVIA LA DEUDA DE TODOS LOS PAISES EXCEPTO GRECIA


The ECB Grants Debt Relief To All Eurozone Nations Except Greece

Paul De Grawe proporciona una información muy relevante sobre el momento europeo:

As part of its new policy of ‘quantitative easing’ (QE), the ECB has been buying government bonds of the Eurozone countries since March 2015. Since the start of this new policy, the ECB has bought about €645 billion in government bonds. And it has announced that it will continue to do so, at an accelerated monthly rate, until at least March 2017 (Draghi and Constâncio 2015). By then, it will have bought an estimated €1,500 billion of government bonds. The ECB’s intention is to pump money in the economy. In so doing, it hopes to lift the Eurozone economy out of stagnation.

I have no problems with this. On the contrary, I have been an advocate of such a policy (De Grauwe and Ji 2015). What I do have problems with is the fact that Greece is excluded from this QE programme. The ECB does not buy Greek government bonds. As a result, the ECB excludes Greece from the debt relief that it grants to the other countries of the Eurozone.

How is this possible? When the ECB buys government bonds from a Eurozone country, it is as if these bonds cease to exist. Although the bonds remain on the balance sheet of the ECB (in fact, most of these are recorded on the balance sheets of the national central banks), they have no economic significance anymore. Each national treasury will pay interest on these bonds, but the central banks will refund these interest payments at the end of the year to the same national treasuries. This means that as long as the government bonds remain on the balance sheets of the national central banks, the national governments do not pay interest anymore on the part of its debt held on the books of the central bank. All these governments enjoy debt relief.

How large is the debt relief enjoyed by the governments of the Eurozone? Table 1 gives the answer. It shows the cumulative purchases of government bonds by the ECB since March 2015 until the end of April 2016. As long as these bonds are held on the balance sheets of the ECB or the national central banks, governments do not have to pay interest on these bonds. The ECB has announced that when these bonds come to maturity, it will buy an equivalent amount of bonds in the secondary market. We observe that the total debt relief granted by the ECB until now (April 2016) to the Eurozone countries amounts to €645 billion. We also note the absence of Greece and the fact that the greatest adversary of debt relief for Greece, Germany, enjoys the largest debt relief from the ECB.

The announcement of the ECB that it will continue its QE programme until at least March 2017 and that it will accelerate its monthly purchases (from €60 billion to €80 billion a month) implies that the debt relief that will have been granted in March 2017 will have more than doubled compared to the figures in Table 1. For many countries, this will amount to debt relief of more than 10% of GDP.

Table 1 Cumulative purchases of government bonds (end of April 2016)
(million euros)















link al artículo completo

link al artículo de de Jorg Bibow: El caso para el abandono del euro por Alemania#Gexit 
 
#Gexit, the departure of the strong, would be less disruptive for the Eurozone as a whole. Germany could declare next Sunday that it re-introduces the deutschmark converting all domestic euro contracts and prices at a 1:1 rate. (Perhaps the Dutch and Austrians might consider going along with it, but I leave that possibility aside here.) On Monday morning the Bundesbank would stand by and cheer the new deutschmark surge on the exchanges. It would follow the advice of Deutsche Bank and raise German interest rates to make sure savers get their well-deserved rewards.

The German government would proudly announce to its citizens that they will no longer have to bail out any lazy Europeans but will from now on enjoy the real fruits of their hard-won übercompetitiveness. And so all Germans would live happily ever after. Tranquilized by their stability-oriented ideology they would ignore any discomfort coming along with the chosen deflationary adjustment; just as they have ignored the agonies experienced elsewhere in the Eurozone since 2009. And they would be troubled even less by any surges in indebtedness (and resulting bankruptcies), private and public, coming along with such a deflationary adjustment; just as they saw no reason to concern themselves with these kind of side effects elsewhere in the Eurozone since 2009 either.

Essentially, the current Eurozone has Germany’s euro partners serving as the economic wasteland that is keeping the euro low so that German exports have it easier globally. By contrast, the new Eurozone (ex Germany) would see its external competitiveness restored instantly, especially vis-à-vis Germany itself; while, internally, any remaining competitiveness imbalances would be minor compared to a status quo that includes Germany. Unshackled from German idiosyncrasies in all matters of macroeconomics, the Eurozone would follow through with my Euro Treasury plan and henceforth smartly invest in their joint future – a future of prosperity rather than impoverishment. Unhindered by German pressures and supported by constructive rather than destructive fiscal policy the ECB would continue its current course and re-establish price stability in a couple of years. If they preferred to return to their national currencies, that would be the other avenue to climb out of their euro trap. I personally think that, if the Euro Treasury were established, the members of the Eurozone (ex Germany) would be better off with the euro. But that is their choice to make.
Meanwhile, Europe is far too important to be left to the Germans.

Jörg Bibow
 

Labels: , , , , , ,

Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta