Sunday, January 29, 2012

TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS













El tribunal internacional anticipado por Carl Schmitt en 1925 en su obra "Catolicismo romano y forma política" es hoy, principalmente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.Por las razones por él indicadas, los mismos Estados que lo crearon en condiciones bien distintas tienden ahora a cuestionar su justicia y su legitimidad.Su representación independiente de la idea de justicia entra en conflicto con los Estados:

“Un tribunal internacional que fuera independiente, es decir, no vinculado a instrucciones políticas, sino sólo a los principios del Derecho, estaría más cerca de la idea de justicia. Por su desprendimiento del Estado individual, se enfrentaría, a diferencia de un tribunal de ámbito estatal, incluso al Estado con la reivindicación de estar representando algo de forma independiente, de estar representando la idea de justicia independientemente del arbitrio y parecer de los estados particulares. Su autoridad se basaría, por tanto, en la representación inmediata de esta idea de justicia, no en su delegación en los Estados particulares, incluso cuando haya sido constituido por un acuerdo de esos Estados. Tendría que aparecer, consecuentemente, como una instancia originaria y, por ello, también universal. Eso sería la expansión natural de una consecuencia lógica y, desde un punto de vista psicológico, el efecto de una autoridad originaria, fundada en una condición jurídica original. Probablemente sean comprensibles los reparos expresados por los defensores del Derecho público de los Estados poderosos contra un tribunal de ese tipo. Dimanan, todos ellos, del concepto de la soberanía. El poder de decidir quién es el soberano vendría a significar una nueva soberanía, y un tribunal que tuviera tales atribuciones sería un Super-Estado y un Super-Soberano, que incluso podría crear un nuevo orden si, por ejemplo, fuera competente en decidir sobre el reconocimiento de un nuevo Estado. Tales pretensiones le estarían permitidas a una Sociedad de Naciones, no a un tribunal internacional.”

(Carl Schmitt: “Catolicismo romano y forma política”, págs 38-39)

La dificultad e incluso imposibilidad de "independencia" en la administración de justicia es el principal elemento de la magistral novela de Ricardo Piglia "Blanco nocturno":

“Por eso lo contratamos, porque entendimos que Schultz era, o sería, el hombre indicado para nuestro trabajo jurídico.¿O no se funda la justicia en la creencia y en el verbo, igual que la religión?. Hay una ficción judicial como hay una historia sagrada y en los dos casos creemos sólo en lo que está bien contado.”

(Ricardo Piglia: “Blanco Nocturno”, página 226)

"La experiencia es una lámpara tenue que sólo ilumina a quien la sostiene"

Louis-Ferdinand Céline

(citado por Ricardo Piglia como frontispicio de “Blanco Nocturno”)

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta