Sunday, November 16, 2008

LOS MALOS TIEMPOS:ENTRE LA PRECIPITACION Y LA INACCION





































Las ramificaciones y agravamientos de la presente crisis mundial no cesan.Frente a ella se levantan barreras precipitadamente y se omiten o retrasan otras inevitables.

En el mundo anglosajón el debate público sobre las medidas y sus efectos es más intenso y el diagnóstico más meditado y acertado.

Por poner un ejemplo, los autores han señalado tempranamente el problema de la escasez de capital en el ámbito financiero (ver cuadro ofrecido por Martin Wolf sobre la evolución histórica).El plan actual aplicado por el Tesoro americano sobre la recapitalización de los bancos fue posible porque el Congreso introdujo a útlima hora una enmienda que permitía la inyección de capital cuando el plan Paulson originario era el de una mera compra de activos dañados: los famosos 700.000 millones del TRAP.

Pero también se señalan los límites impuestos por la prudencia y las circunstancias.Recientemente Buiter ha abordado el riesgo de una especulación contra la libra como consecuencia de que representa tan solo un 4% de las reservas mundiales de divisas y de que el programa de rescate de la economía introduce riesgos importantes en el escenario económico.En la misma línea se ha manifestado el Ministro conservador en la sombra (Osborne), lo que ha levantado un aluvión de críticas.

En España se aprobó el famoso plan de adquisición de activos por 50.000 millones, pero ya los bancos se han lanzado a la carrera del nuevo capital con el Banco de Santander a la cabeza.Ahora se menciona que hay competencia desleal de los bancos recapitalizados con fondos públicos.Pero esto era previsible desde un principio y todos los agentes deberían haberle prestado atención antes de abrazar las medidas adoptadas con precipitación en un ambiente de triunfalismo sobre la salud de nuestro sistema financiero.

La financiación del comercio internacional mediante cartas de crédito (con más de cuatrocientos años de antigüedad) se está restringiendo y, como consecuencia de ello, el comercio internacional, como pone de relieve el Baltic Dry Index (ver cuadro) y ha advertido la Organización Mundial del Comercio.Ello deprime la actividad en todas las economías del mundo con un nivel de interdependencia antes desconocido.No hay "desacoplamiento" en la crisis sino implosión y desapalancamiento brutal en un sistema único y altamente interconectado (las reservas de dólares de los países emergentes (cuadro) han financiado el déficit americano hasta el estallido de la crisis).

El coste de la financiación comercial internacional se incrementa seis veces

http://www.reuters.com/article/rbssFinancialServicesAndRealEstateNews/idUSLC59451420081112

El transporte por barco se encuentra con un agujero debajo de la línea de flotación

http://www.independent.co.uk/news/business/analysis-and-features/shipping-holed-beneath-the-waterline-995066.html

Un 20% de infrautilización de la capacidad de transporte marítimo

http://www.bloomberg.com/apps/news?pid=20601087&sid=aoE181cv.tds&refer=home

Restaurar la confianza y apuntalar la actividad en estas circunstancias resulta sumamente difícil.

Los tiempos no son normales como ponen de manifiesto los economistas que han cuantificado la probabilidad de las oscilaciones del Dow Jones en Octubre y cómo las mismas no responden a las de la distribución normal en que se basan las herramientas de análisis.

Tiempos difíciles, como casi siempre, para la gente de a pie y, por primera vez en mucho tiempo, para los responsables políticos de todos los países de nuestro entorno.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta