Sunday, September 30, 2007

LA CRISIS CONSTITUCIONAL: EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Los buenos deseos no cambian la realidad, sobre todo cuando lo que la realidad exige son actuaciones inaplazables.En el caso de la crisis constitucional de nuestro país, a la que nos venimos refiriendo en diversas ocasiones, la necesidad de actuaciones inaplazables ya no se puede ocultar por más tiempo, ni tampoco que las mismas deben basarse en un nuevo "bloque" defensor de la constitucionalidad iniciada en 1978.La falta de convergencia constitucional entre los dos grandes partidos y la retirada del apoyo constitucional de algunas fuerzas "nacionalistas" ha abierto ua brecha constitucional que pone en riesgo cierto de quiebra al actual sistema constitucional.

Señalar responsables (o corresponsables) solo es una parte de la solución del problema.Para ello, es necesario analizar los problemas.Cosa que casi nunca se hace.

Así sucede con la impugnación por el PP de la nueva redacción del artículo 16.3 en el recurso de inconstitucionalidad contra la Ley 6/2007 de reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

El recurso de inconstitucionalidad va dirigido contra la previsión de que "si el mandato de tres años para el que fueron designados como Presidente y Vicepresidente no coincidiera con la renovación del Tribunal Constitucional, tal mandato quedará prorrogado para que finalice en el momento en que dicha renovación se produzca y tomen posesión los nuevos Magistrados".
El Presidente y el Vicepresidente actuales están en esa situación y el recurso ha motivado su abstención en la tramitación inicial del recurso y la posibilidad de recusación futura por el Gobierno de otros magistrados que se mostraron opuestos a este aspecto de la reforma legal del Tribunal.

Según cuál sea el resultado final de esta crisis, puede cambiar el sesgo de la mayoría del TC antes de la decisión de importantes recursos pendientes (señaladamente el del Estatut de Autonomía de Cataluña).
El momento de la reforma legal puede considerarse "interesado" (todas las reformas lo son), pero desde el punto de vista constitucional nos parece que lo único relevante debería ser lo siguiente:
1) Si el legislador tiene competencia constitucional para llevar a cabo la reforma.Sobre esta cuestión, aunque nadie la niega, la tacha parece más bien dirigida al carácter "ad hoc" de la medida.Sin embargo, admitir que el Tribunal Constitucional pudiera, previo recurso interpuesto por quien tiene legitimación para ello, cuestionar al órgano legislativo la oportunidad de la reforma sería tanto como subvertir el equilibrio cosntitucional. La oportunidad forma también parte de las competencias constitucionales del legislador orgánico.No parece que el Tribunal pueda invocar argumentos constitucionales para rechazar esta posibilidad.La Constitución no le concede autonomía normativa para regular este aspecto de su funcionamiento y por ello el mismo es regulado por la Ley Orgánica del Tribunal aprobada, o reformada, por las Cortes.


2) Si el hecho de que una reforma legal despliegue sus efectos sobre el mandato de dos magistrados constitucionales les obliga o no a abstenerse al enjuiciar su constitucionalidad.Este es también un aspecto sobresaliente porque aquí la abstención se dirige contra el mismo efecto de la disposición legal y es en realidad una suspensión indirecta de la misma.¿Por qué la imparcialidad de un magistrado constitucional debe ponerse en cuestión por haber sido, por razón de su cargo, el destinatraio de una medida legislativa adoptada con todos los requisitos cosntitucionales?.¿La sospecha sobre el magistrado no anticipa una sospecha "infundada" contraria a la libertad de configuración del legislador?.¿Es un motivo de abstención que la posición de un funcionario constitucional resulte destinataria de una medida legislativa?.¿No tienen los demás miembros del Tribunal, como tales, también algún "interés" en la abstención y resolución que afectaría a la imparcialidad del Tribunal para enjuiciar este aspecto como órgano colegiado?. ¿No ha sido esto lo que efectivamente ha sucedido cuando otros magistrados expresaron su oposición radical a la reforma legislativa aprobada por las Cortes?.¿Resulta un Tribunal así afectado idóneo para decidir?.
3) ¿Alguien podría cuestionar la validez de la decisión si los magistrados no se hubieran abstenido cuando su "motivo" de abstención afecta por así decirlo a la condición legal de su cargo y a la función del órgano al que sirven?.¿No es la abstención aquí una consideración separada de la realidad y no un un conflicto entre un ineterés personal y el asunto a enjuiciar?.¿La continuación en el cargo es un interés personal o el resultado de una regulación estatutaria realizada por quien tiene la competencia constitucional y representa el interés "general"?

4) Por todo lo natreior, en términos de prudencia constitucional, parece que la solución debería haber sido la de la no impuganción de este aspecto y , quizás, la de la no abstención.Es cierto que en términos prácticos ello favorece una mayoría en el Tribunal (la derivada de su actual composición y la de la actual mayoría de gobierno), pero no es menos cierto que lo contrario desacredita gravemente y pone en serio riesgo todo nuestro funcionamiento cosntitucional.

Ahora, la caja de la crisis en el Tribunal Constitucinal -otra más y en un momento crucial -está abierta y todo hace pensar que será continuada con nuevos episodios hasta que se recomponga, si es que es posible, un nuevo bloque constitucional y se estudien, debatan y adopten las medidas necesarias para apuntalarlo.Una cosa sí es aquí segura, ninguna abstención favorecerá a quien pretenda impedir o dificultar la quiebra constitucional.
Benjamin Franklin dijo a John Hancock en la firma de la Declaración de Independencia el 4 de Julio de 1776: "Todos debenos desde luego soportarla juntos, o, si no, lo má probable es que todos seamos colgados separadamente".La otra alternativa a la crisis constitucional es, efectivamente, la de que cada uno quede a meced de su sola fuerza frente a instancias más poderosas y no del todo conocidas.
Guillermo Ruiz
Otras entradas, algunas ya antiguas, en este mismo blog sobre nuestra crisis constitucional, por si alguien ve "partidismo inconfesable e invalidante" en esta:

Labels: ,

1 Comments:

Blogger Rafael del Barco Carreras said...

LAS TORRES KIO

El Constitucional



Rafael del Barco Carreras



Desde que leí lo de la prescripción de los Albertos, los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer, con la misma cara que pongo ante tantas “cosas raras” de la Justicia, pensaba en comparar esa sentencia con el recurso por el caso Consorcio de la Zona Franca, pero como no soy abogado y mi castellano no merece entender las sabias parrafadas de los grandes popes de la Justicia, se me fue el santo al cielo. Y al igual que con el caso Gran Tibidabo no quise ni leer los nombres de los magistrados no fuera a escapárseme algún insulto. Pero esos cicateros de Libertad Digital, los de Jiménez Losantos, publicaron pelos y señales, y ¡cáspita!, ¿porqué será que siempre se cruzan nombres entre mis disparatadas neuronas?. Que el Presidente Pascual Sala sea de izquierdas, pues bien, tampoco tiene porqué favorecer a unos multimillonarios…pero claro esos son amigos de sus amigos…y de más… y quien me llama la atención, disparando mi memoria, es un viejo conocido barcelonés, mío no, y ni siquiera inmerso en mi www.lagrancorrupcion.com, EUGENI GAY…

Últimamente repaso a menudo el pequeño libro del secretario de Juan Piqué Vidal, la “Toga manchada de Piqué Vidal”, 1998, y dice tan poco que me va de perlas porque así no compromete… “El letrado Juan Vives (padre) acusado de ser intermediario en algunos de los presuntos casos de soborno que se imputan al ex juez, hizo unas declaraciones el 24 de febrero de 1997 (once días después del ingreso en prisión de Estevill) tras participar en el foro Tribuna Barcelona, en el cual el Presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Eugeni Gay, pronunció una conferencia sobre el estado actual de la Justicia…”. ¿Y a qué cuento viene?, pues al hilo del título de Pilar Rahola, “Lo sabía toda Barcelona”, en referencia a las extorsiones y sobornos. No lo sabrían el portero del Colegio, los policías del Palacio de Justicia, los conductores de autobuses, pero sí todos los grandes Presidentes y Altos Cargos barceloneses, “todos los del cotarro”, y ninguno denunció. Y también recordaba que De la Rosa, seguía ejerciendo de abogado…y el Colegio del que fue Decano, no movió un dedo contra tan delincuentes letrados, a pesar de tener experiencia (el Colegio, no él) en expulsar a otros miembros, como Carlos Obregón, por enfrentarse a Javier de la Rosa en el tema SIRSA…aunque esta vez los Jueces torcieron la malicia del Colegio obligándoles a revocar la prevaricación. Que Eugenio Gay representara al Banco Central Hispano, contratado por José María Amusátegui, ante el TSJC por las extorsiones de Estevill, no tiene más lectura que conocía el mejunje de esa jauría. Y a más abundancia, también la conocía el Presidente Pascual Sala, por ser el Presidente del CGPJ que en 1996 destituyó al juez Pascual Estevill, aunque en 1995 le apoyara ante las muchas denuncias en curso. Pero he de advertir que estos últimos datos provienen del libro del prestigioso periodista Félix Martínez, “Estevill y el Clan de los Mentirosos”, 2002, editado por Mondadori, que en cuanto a mí miente, y repetidamente.

Pero una imagen vale más que mil palabras, y una foto del libro donde Eugenio Gay está sentado a la derecha de Piqué Vidal, y de espaldas a Rafael Jiménez de Parga, otro procesado por extorsionar…

Para entender todo este engrudo de las prescripciones, y recordando la que el Juez Fernando Pérez Máiquez (comprador de otro piso de Piqué Vidal) libró al supuesto muerto Antonio de la Rosa, consultaré gratis a mi familiar abogado, y de paso comparo porqué yo continué en prisión tres años preventivo, y éstos…prescriben…

En mi web, con el Youtube contesto a una pregunta de Luis Toribio de www.legitimidad.es sobre el Poder actual de los encarcelados, afirmando que siguen teniéndolo. De la Rosa, sus socios los Alberto, Piqué Vidal, Pascual Estevill…!Qué casualidades, y qué Barcelona!...!y qué Justicia!.

9:18 AM  

Post a Comment

<< Home

Suscribir con Bloglines Creative Commons License
Esta